Capítulo 12.♥ Miss Traición

Febrero: ¿Es que nunca para de llover en esta maldita ciudad?

¿Quién quiere creer a una joven perdida? ¿Quién quiere pensar por alguien que nunca pensó? ¿Qué fue de la niña que Holly conoció hace unos años? Kate ya no es la misma, nunca lo ha sido. Desde Diciembre. Y sí, había estado siempre discutiendo con Jacob. Eran una especie de montaña rusa. Feliz (arriba), triste (abajo). Por eso Holly tenía miedo de lo que le fuese a decir su amiga... ¿De verdad iba a plantearse tener un hijo con la persona con la que más discutía en este mundo? No, Kate a veces era estúpida, pero no tanto, no siempre. Pero no hacía falta saber que Kate no estaba ''embarazada'' de Jacob, se pudo ver en sus lágrimas. Holly se acercó a ella y la abrazó y luego preguntó. Holly aun no sabía que un par de minutos después iba a despreciar no solo a su amiga, si no a su ingenuidad.
-¿Bromeas? 
-Desde hace dos meses no me ha bajado la regla
- ¿Y? A veces hay retrasos sin necesidad de estar embarazada, Kate -dijo su amiga tratando de consolarla.
-Pero mírame, he cogido algo de peso...
-Habrás comido de más. ¿Te has hecho un test de embarazo?
-No.
-Muy bien -dijo con ironía-. Jacob... ¿Jacob lo sabe? ¿Por que es de Jake, no?
-Holly... No es de Jake.
Holly decidió callarse. No sabía si quería saber de quién era en realidad... bueno, si es que realmente Kate estaba embarazada. 
-Hace frío, ¿no crees?
-Ethan es guapo.
Y Holly se quedó quieta. Solo se escuchaba la respiración de Kate, que parecía que ya se había dado cuenta de que había dicho demasiado con pocas palabras. La espalda de Holly, recta y sensual, era lo único que su amiga podía ver, a parte de su melena rubia, echa un asco desde hacía un tiempo. Holly solía excusarse en su depresión. Su depresión... Que joven deprimente. Kate se acercó lentamente a Holly y la rozó el hombro con sus manos. 
-El sujetador de la nevera era tuyo -dijo Holly con una voz fría, distante. No preguntó, lo afirmó, quizá porque ya sabía la respuesta.
-Sí, hace frío -afirmó Kate, contestando a la anterior pregunta que había realizado su amiga.
Kate se dirigió a la ventana y la cerró suavemente. Por último se sentó en la cama. Holly escuchó los muelles de la cama sonar y se giró bruscamente, alzó la mano y grito fuertemente, como nunca antes lo había hecho:
-¡LEVANTA DE AHÍ!
Y Kate pegó un brinco y miró a Holly. Junto sus manos en señal de perdón, pero más bien parecía que estaba rezando para que su amiga no la matara. De hecho, le era increíble ver a su amiga tan relajada. A pesar del grito anterior, Holly normalmente habría empezado a soltar insulto tras insulto y no habría dudado ni un segundo en echar a Kate de su casa -¿casa?- a patadas. Pero quería oírlo todo, quería oír como su mejor amiga la había traicionado, por lo que, después de haberla ordenado que levantara su culo de aquella cama que crujía sin cesar cada vez que alguien ponía su cuerpo sobre ella, la pidió una explicación, y le daba igual lo mucho que podía durar, solo quería escucharla para luego utilizar un montón de ''armas de mujer'' para aniquilarla de su vida. 
-Sorpréndeme. Dime, dime qué ha ocurrido, pero aléjate de mi cama, ¿quieres?
Kate se sentó en el sofá y comenzó a hablar lenta y pausadamente.
-Fue la noche en que tú... en que tú te fuiste -Pausa-. Le pediste que se quedara con la tarjeta de la puerta. ¿Podrías darme una cerveza? -Cambia de tema y Holly no contesta. Continúa-. Bueno, aquella noche quedamos para... hablar de vosotros... vosotros dos. De que tú no querías... tú no querías acostarte con él -Pausa, de nuevo-. Estaba confundido y yo también. ¿Sigues siendo virgen, Holly? 
*****
(Ahora mismo te daría una patada en la boca, zorra).


-Bebimos un poco más de lo debido. Y decidí llevarle en mi coche hasta aquí, el Hotel, ya sabes. No podía dejarle solo en su casa, a saber que locuras haría...


(Locuras contigo, perra).


-Y bueno, finalmente, cuando le dejé en la cama se sentó tranquilamente a mi lado y comenzó a besarme. Yo quise parar, de verdad que quise... pero no, no pude y entonces nos... nos... ya sabes. Y entonces esto ahora. No sé si puedo estar... tal vez solo sea un susto como tú dices... y yo... esto no puede afectar a nuestra amist...
-No acabes -Holly cogió el bolso de su amiga, abrió la puerta de su habitación del Hotel y lo lanzó al pasillo-. Sal, cógelo y vete por donde has venido. ¡AH! Y si estás embarazada no cuentes conmigo, cacho de puta, que eso es lo que eres y lo que has sido siempre. LÁRGATE.
Kate se levantó del sofá gritando barbaridades, diciendo lo estúpida que era su ¿amiga? pero también pidiéndola perdón desesperádamente cinco minutos después, cuando se vio sola en un pasillo con las paredes blancas y tristes. Comenzó a lloriquear y a gritar de nuevo, como una cría. Al ver que Holly no reaccionaba, Kate se dio por vencida y se fue exactamente por donde había venido. Es lo que tuvo que haber hecho minutos antes.
Holly, estás sola. Sola. Sola. Sola. Sola. S-o-l-a. S-A-M.

5 comentarios:

Fairytale Love

Me has dejado con la intriga, esta realmente embarazada? Que hacia Holly con un test en el bolso? Esto ultimo mejor no saberlo. Has tardado pero no has subido capitulo. Espero el siguiente pronto

Bruma Negra

Hola FairyT. Pronto sabrás si realmente está o no embarazada. Siento la confusión, Holly no llevaba un testn el bolso, solo preguntó. Pronto el capítulo 13, más largo, más intenso, más de Holly. Nos vemos :).

aLba

uf que ganas tenia ya de continuar leiendo le historia espero queno tardes mucho en continuar

Bruma Negra

Yo tampoco espero tardar demasiado, Alba :). Gracias por dejarte caer por aquí.

Paola M. Quintero

¡Hola socia! Vine a parar a tu blog por la campaña de un club más unido, por El Club de las escritoras. Espero hacerme un tiempito para leer alguno de tus relatos ^^ y como estoy pasando rápidito, sólo te dejo mi blog por si te interesa verlo, y tal vez encuentres algo que te guste: http://www.un-gemelo-en-cada-mano.blogspot.com También te invito a que lo sigas, ja ja ja. Saludos.

Publicar un comentario